LP DOWNTOWN LOSERS: One-Horse Town Apocalypse

,

Vinilo de color

17,90

Hay existencias

El álbum de debut de Downtown Losers ha sido avistado en ese imaginario cruce de caminos en el fueron abducidos (tras colisionar violentamente) los riffs de los Black Keys, la lisergia de Monster Magnet, la potencia de Blue Cheer y, sobre todo, la magia de Robert Johnson … Cuentan que Dolphin Riot y Alber Solo también firmaron allí un pacto luciferino, y que finalmente fueron poseídos por algunos de los espíritus que vagaban por el delta del Mississippi, como los de Son House y RL Burnside. Pero como el mismísimo Muddy Waters, los Downtown Losers también sufrieron una mutación de alto voltaje. A ellos no los pudo descubrir Alan Lomax en una de sus imprescindibles excursiones, ni tampoco han necesitado peregrinar a Chicago; pero lo cierto es que la austeridad acústica de las maquetas finalmente tornó en tormenta sónica, con abundante aparato eléctrico en buena parte de sus canciones. Quizá sea porque Dolphin y Alber crecieron escuchando a Led Zeppelin, AC/DC, Hendrix, Black Sabbath, Cream y los Who; quizá porque las canciones han cobrado vida propia al ser catalizadas por las habilidosas manos de Miguel Herrero en el estudio. Quién sabe, pero … ¿Qué más da? Aunque no falten adictivos estribillos, el ADN de los Downtown Losers está marcado a fuego por riffs endemoniados, de esos que se adhieren al cerebro y se instalan en tu sistema nervioso, parasitándolo, obligándote a volver a darle al play en cuanto concluye “One-Horse Town Apocalypse”. Ésa es la canción que cierra el trabajo al que da nombre, un árido mundo virtual que han creado y en el que aterrizas a golpe de guitarrazos poderosos para convivir con buitres, lobos, mujeres pelirrojas cabreadas, falsos caballeros y polvos fáciles.

Quédate mirando fijamente la portada un par de minutos y … ¡ Sumérgete en el universo de los Downtown Losers ! J.F. León (Ruta 66, Onda Cero)

Peso 0,4 kg
Dimensiones 33 × 33 × 3 cm